Hot!

BIZCOCHO PERFECTO: Tips Para Conseguirlo

Es indiscutible que un buen bizcocho es la base principal de cualquier pastel/torta, sabes que al tener un buen bizcocho tienes la mitad de tu postre asegurada para ser un éxito total. En esta ocasión en GASTRONOMIZATE.MX, te daremos algunos consejos muy útiles para que te conviertas en un master de bizcochos caseros.

Los bizcochos caseros constituyen un placer como pocos. Desde el primer bocado ya nos están recordando la diferencia abismal que existe con esas cajitas de supermercado que ningún ser humano es merecedor de consumir.

Hacer un bizcocho en casa es muy fácil, aunque conseguir que éste resulte perfecto, depende de muchas circunstancias que hoy intentaré explicarte aquí. Uno de los elementos importes en el proceso de elaboración de un bizcocho no es otro que nuestro propio horno. El horno suele ser el factor clave de la mayoría de los problemas y aciertos al momento de hacer panadería, y no queda otra opción que aprendas a conocer el tuyo, no hay dos hornos iguales en el mundo, es un misterio sin resolver, todos los hornos que he tenido en mi vida han funcionado de distinto modo y en ninguno de ellos los 180º tenían la misma potencia de calor.

CONSEJOS Y TRUCOS PARA TENER UNA RECETA PERFECTA PARA BIZCOCHO

•Preparación de los ingredientes
El primer punto clave son los ingredientes, debes ser muy exacto al pesar todo y asegurarte de que estas siguiendo una receta confiable (la de tu abuela, tu tia, tu amigo, etc.), esa que se llega a guardar con celo en la familia y que es un éxito en todas las reuniones. En caso de no tener una receta confiable, ¡No te preocupes!, en GASTRONOMIZATE.MX tenemos para ti, siempre las mejores opciones. (click aquí para ver recetas de bizcochos).

LA IMPORTANCIA DE LOS INGREDIENTES
Cada ingrediente en la receta es igual de importante, recuerda que por algo es requerido para la elaboración de este delicioso manjar.

Huevos
•Enriquecen la textura del bizcocho a la vez que añaden un factor nutritivo muy importante, también ayudan a aportar más humedad a los bizcochos. Actúan como un impulsor ya que cuando se baten incorporamos aire que a su vez nos dará esa textura ligera y esponjosa que tanto nos fascina. Si nuestra receta así lo indica, podremos montar las claras a punto de nieve/turrón para añadirlas al final a nuestra masa de modo manual y con movimientos envolventes.

•Es importante utilizar huevos frescos.

CONSEJO: Si tu receta pide montar las claras a punto de turrón, te recomiendo utilizar huevos fríos, tendrán una mayor resistencia al momento de agregar los otros ingredientes.

Harina
•Los bizcochos con huevo necesitan una harina “suave” que contenga poco gluten para que la textura del pastel sea uniforme. Habitualmente utilizamos para ello harina de la denominada de repostería, pero también es válida la mezcla de harina de maíz o arroz con la de trigo aportando suavidad a la miga.

•Todas las harinas, -excepto la integral- deben tamizarse antes de usarlas no sólo proporcionará aire a la masa, también nos aseguraremos de una perfecta mezcla evitando impuresas.

•¿Cuando y como añadir la harina? En la mayoría de las recetas la harina se agrega al final, después de que los otros ingredientes se han batido bien y siempre de poco a poco, si agregas de golpe, puedes llegar a eliminar todo el aire que antes agregaste a la mezcla.

CONSEJO: Si es que hiciste tu mezcla en una batidora, siempre es mejor terminar los procesos a mano, con ayuda de una pala de reposteria/miserable, ve agregando la harina de forma envolvente, con cariño y paciencia, atraparás así todo el aire de la mezcla y tendrás garantizado un bizcocho esponjoso como nunca.

Polvo de Hornear
•Hay que ver las proporciones que fija cada fabricante con respecto a la cantidad de harina utilizada, sin piensas que por usar más polvo de hornear significa que obtendréis un bizcocho más esponjoso, estás en un error, incluso puede ser al contrario, el uso excesivo puede provocar que tu bizcocho se desinfle al momento de sacarlo del calor.

•Utiliza la cantidad adecuada, por eso es importante seguir al pie de la letra tu receta.

Azúcar
•El tipo a utilizar depende de la requerida en cada receta. Si no se especifica un tipo en concreto, utiliza azúcar refinada que es el común que hemos conocido siempre.

•El azúcar mascabado sirve para dar color a las mezclas pálidas y es menos refinado que el blanco.

•El azúcar glas es ideal para espolvorear y para preparar glaseados, pero no es precisamente la mejor opción para tus preparaciones de bizcochos.

•La miel y el jarabe de maíz pueden reemplazar a parte del azúcar en algunas recetas, pero dan como resultado una miga más pesada. Sin embargo como su sabor es más dulce se puede utilizar menos cantidad que de azúcar. También pueden usarse para rociar bizcochos calientes recién salidos del horno o para glasearlos una vez fríos, aportándoles una cobertura brillante y un rico sabor.

Líquido
•La cantidad de líquido a añadir depende de la cantidad de grasa empleada y de cualquier otra sustancia húmeda que se emplee, como miel o mermeladas. El mejor es la leche, pues incrementa el valor alimenticio del pastel y le da  buen sabor.

CONSEJO: El líquido siempre es lo último que se agrega en las recetas de panadería.

Saborizantes
•Todos los aborizantes empleados en las preparaciones alteran las proporciones y por lo tanto la consistencia de la mezcla. En un porcentaje alto de recetas encontrarás extracto de vainilla entre sus ingredientes y es que además de que me encanta, proporciona un aroma sutil y delicioso que va con multitud de recetas, bien contengan chocolate, frutas, etc.

•Siempre que utilices ralladura de naranja o de limón es importante que los laves previamente muy concienzudamente (así eliminarás restos de pesticidas que puedan contener), si te ayudas de un cepillito, mejor y después, sécalos bien antes de disponerte a rallar la cáscara.

CONSEJO: En caso de utilizar saborizantes líquidos como vainilla, jugos/zumos de fruta, miel, jarabes, deben deducirse del total del líquido requerido en la receta, es conveniente mezclarlo con la leche antes de agregarlo a la mezcla principal.

SÓlidos
•Los ingredientes sólidos, como las especias, que se emplean en cantidades mínimas, no alterarán la consistencia de la masa. El café soluble, el cacao en polvo y el coco rallado sí lo harán por tanto debe descontarse su peso del indicado para la harina.

Grasas
Mantequilla - Es importante usar una buena mantequilla, aunque me atrevería a decir que sobre todo, se nota más en las galletas. Yo habitualmente utilizo la que encuentro en el supermercado y no está muy cara, pero si un día me quiero esmerar más, bien porque quiera regalar un bizcocho o reciba invitados, entonces no lo dudo, la compro buena aunque me cueste un poco más cara.

•Generalmente la mantequilla se bate con el azúcar, debemos tener cuidado a que no se derrita en el proceso, debe quedar una crema blanquecina, mate  y pastosa, si vemos que nos hemos pasado batiendo y comienza a brillar la mezcla, podemos refrigerar unos minutos para que tome consistencia.

Margarina - Existen clases bajas en grasas, pero en algunas preparaciones no se utilizan por su contenido en agua. No están entre mis preferidas pero si eres alérgico/a a la lactosa, es una opción a tener en cuenta.

Aceite - Los aceites de sabor ligero (girasol o de oliva suave) pueden utilizarse en  la mayoría de las  preparaciones  de bizcocho, aunque no conviene en aquellas masas que llevan algún ingrediente sólido como chispas de chocolate, nueces, fruta confitada porque la masa queda más líquida que con mantequilla y se irían al fondo del molde, en el resto de recetas, es más aconsejable porque resulta MÁS SALUDABLE pero recuerda que tiene el mismo contenido calórico que la mantequilla, sin embargo te ahorrarás las grasas saturadas de la mantequilla. 

CONSEJO: Si olvidas sacar la mantequilla del refrigerador (a mí se me olvida siempre) con cortarla en cubos y ponerla unos segundos en el microondas, se ablandará sin dificultad, también puedes rallarla y en pocos minutos alcanzará la temperatura adecuada. Otra opción es cortarla en pequeños cubitos, adquirirá temperatura en unos minutos.

Moldes y Utensilios
•El éxito de un bizcocho depende en gran medida del molde. Si es muy pequeño, la masa rebosa, sube demasiado y se agrieta o se hunde en el centro por estar poco hecha. 
•Si es demasiado grande, el bizcocho quedará desparramado, seco y posiblemente quemado.  Un tamaño adecuado de molde será aquel en que la masa cubra los dos tercios.

CONSEJO: Para evitar que tu bizcocho se pegue, deberás enmantequillar (es mejor que la mantequilla esté casi derretida) ligeramente todo el molde y forrarlo con papel de hornear o bien enmantequillar con un pincel a conciencia todo los recovecos del molde, (puedes hacerlo también con aceite) y después espolvorear harina, sacudir bien el molde para que llegue a todo, y a continuación deberás darlo vuelta  para eliminar el exceso de harina.

TRUCO: Como en ocasiones el bizcocho termina con una película blanquecina debido a la harina que has espolvoreado sobre el molde, un truco fácil que funciona es enmantequillar el molde y refrigerarlo hasta el momento de verter la masa, de ese modo la mantequilla se enfriará mucho y ejercerá de barrera entre el molde y la masa.

¿CUÁNTO DEBO LLENAR EL MOLDE DE MEZCLA?
Siempre las 3/4 partes del molde que sea, deberás dejarle espacio a que suba durante la cocción, se lo llenas demasiado corres el riesgo que se desborde.

¿CUÁL ES EL MOMENTO IDEAL PARA DESMOLDAR?
Al finalizar la cocción es mejor apagar el horno, abrir la puerta (no del todo, sólo que quede entreabierta) así irá perdiendo calor poco a poco, lo dejamos que atempere unos 10 minutos. Luego desmoldar y pasarlo a una rejilla con ayuda de una paleta o espátula, dejándolo enfriar totalmente.

5 CONSEJOS PARA EL MOMENTO DE HORNEAR
1. A veces el horno marca una temperatura errónea, me ha pasado a mí, para comprobarlo sería bueno que tuvieses un termómetro de horno.
2. Cuando el bizcocho sube mucho en el centro es que tenemos mucha temperatura en nuestro horno, o quizás falla el termostáto, puedes comprar un termómetro de horno para comprobar cual es exactamente la temperatura dentro de tu horno o probar a bajarla un poquito la próxima vez.
3. Cuando el bizcocho se hunde en el centro es que la temperatura del horno es demasiado baja o has abierto el horno durante el horneado y ha entrado una ráfaga de aire frío, sí, aunque te parezca que ha sido un segundo, NO SE DEBE ABRIR EL HORNO durante el horneado de bizcochos, puede ser una catástrofe para nuestra receta. En este caso prueba a durante los últimos 15 minutos de horneado bajar un poco la temperatura del horno y añadir un poco más de tiempo de horneado, si ves que se tuesta demasiado en la superficie, cúbrelo con papel de aluminio. •Deberás de hacer pruebas hasta conocer perfectamente el funcionamiento de tu horno.
4. Cuando se tuesta demasiado la superficie durante el horneado, el problema es el exceso de temperatura, prueba a bajarla la próxima vez.
5. Cuando la masa desborda el molde durante el horneado, es que has puesto demasiada masa o muchos polvos de hornear. Recuerda que no se debe rellenar más de las 3/4 partes del molde.

0 comentarios:

Publicar un comentario